jueves, 17 de julio de 2014

Guerra terminada


He anulado la solicitud de aumento de pensión por Alex.

Saldré adelante como pueda, pero mi hijo se quedará conmigo.

Su padre renuncia a la custodia compartida y exigir el cambio de colegio si yo no pido más dinero.

Él gana entre 7000 y 8000 euros al mes, yo 1300 euros (de los cuales hay que restar la cuota de autónomo de 261 euros cada mes). Me da 350 euros para Alex. Punto.

He firmado.

Yo quiero a mi hijo más que todo.

Hay gente que quiere a su dinero más que todo.

Alex gana porque se queda conmigo, sigue en su colegio y su madre vuelve a sonreír.

Gracias a todos los que me animaron/ayudaron durante estos larguísimos meses.

Guerra terminada.

Respetar u obligar...

Hoy Maxime se ha ido al campamento organizado por el colegio, son diez días en el campo/montaña a una hora de aquí. Si bien todos los demás adolescentes se mostraban muy contentos, Maxime ha ido cabizbajo y sin ninguna gana.

Le he obligado y no me siento a gusto... Le he obligado porque Maxime está solo, no sale de casa al menos que sea conmigo, siempre está con su hermano de 7 años y su (vieja) madre. No tiene amigos de su edad, nunca va al cine, al centro de la ciudad, a la playa o donde sea con chicos de su edad.

Y me encuentro en el dilema de siempre: respetar su forma de ser u obligarle.

Y le he obligado.

Sé que el papel de los padres es proteger a nuestros hijos, que no les pase nada, que no sufran, que no les hagan daño, pero Maxime vive demasiado en una burbuja. 

Me parece que mi papel de madre es también prepararle a la vida "real" donde vivimos en sociedad y aprendemos a apreciar a ciertas personas y lidiar con otras.

Cuando he llevado a Alex al autobús hace unas semanas, enseguida se juntó con los demás niños y empezaron a reír y charlar. Maxime ha visto a lo lejos el grupo de adolescentes y ha andado más lentamente aún. Cuando hemos llegado cerca del autobús, no se le ha acercado nadie y no se ha acercado a nadie, y eso que se conocen casi todos ya que el colegio es pequeño...

Recuerdo las largas charlas y las risas con mis amigas cuando tenía su edad y me parte el corazón que él no pueda disfrutar de la parte "social" de la vida, de momento por lo menos.

Me dicen que "lo pasará bien, ya verás", pero no estoy tan segura. Es un círculo vicioso, tiende a apartarse, entonces los demás pasan de él, los demás pasan de él entonces se aísla. Cuanto más se aísla, más le cuesta estar con los chicos de su edad.

En la vida no se necesita tener cientos de amigos, pero sí por lo menos algunos, para compartir momentos especiales, hablar del mundo, sobre todo durante la adolescencia.

Ojalá Maxime encuentre durante estos días alguien con quien pasarlo bien.

jueves, 10 de julio de 2014

Campamento USA


Ha llegado la época más esperada del año por los niños: el campamento de verano organizado por nuestros amigos norteamericanos. 



De 10:00 a 17:00 Maxime y Alex se lo pasan genial con los demás niños, tienen un montón de actividades: piscina, playa, manualidades, lecturas, vídeos, charlas, etc. 



Con algo de inglés, aunque no tanto como nos gustaría.

Y claro... a mí se me hace raro estar sola en casa, pero... estoy limpiando como loca porque dentro de unas horas llegan amigos de Francia ¡¡¡sí!!!


martes, 8 de julio de 2014

Una madre no puede ser triste (mucho tiempo)

Hoy he leído una frase que me ha llamado mucho la atención, será porque era lo que necesitaba para "despertarme" de cierto malestar lancinante creado por tensiones, preocupaciones, agresiones exteriores, mentiras que duelen, manipulaciones, etc.

Me cuesta muchísimo enfrentar las tensiones, procuro vivir en un mundo muy "limpio" y "sano", aunque esto genere mucha soledad, pero siempre algo me llega, la maldad y las mentiras de quien por no pagar un poco más al mes es capaz de destruirme (o intentarlo), las noticias terribles que salen en la prensa, las cosas feas que ves en cuanto sales de casa, la suciedad, la mediocridad, el dolor ajeno.

Hay días en que todo parece feo, gris, negativo, donde una piensa "¿qué hago yo aquí?". Como tampoco tengo el consuelo de creer en un Dios bondadoso y generoso, me repito que toda la culpa es mía, sólo mía y pago ahora mis errores pasados.

Entonces leo una frase y pienso "es cierto".

Me animo, les invito a los niños a ponerse los bañadores, a preparar bocadillos y salimos a pasar un día juntos, lejos de las pantallas de ordenadores, del teléfono que sólo me trae malas noticias...

Llegamos a una playa y lo pasamos en grande. Pasamos el día riéndonos, charlando, entre Alex que ha decidido hablar "pitufo" y cambia todos sus verbos por el de "pitufar" (en francés) y Maxime que me cuenta Moby Dick y luego me explica cómo va a crear un coche ecológico. Es increíble cuánto pueden hablar los niños cuando les alejamos de las pantallas.

Esta frase decía: "Tengo una responsabilidad hacia mis hijos: la de ser feliz, de ir hacia delante, no puedo permitirme ser triste."

La tristeza, la angustia, el malestar siguen aquí, pero están dentro de mí, frente a mis hijos me río y poco a poco es verdad que me siento mejor.


domingo, 6 de julio de 2014

Último día de campamento de Alex

Hoy por fin hemos podido ir a recoger a nuestro pequeño Alex, cuando digo "hemos" hablo de Maxime y yo, los únicos que siempre estamos para Alex, desde siempre...

Maxime ya conocía el sitio porque había estado un fin de semana, para mí todo era nuevo y me ha gustado mucho. Primero porque hacía menos calor que en la costa y luego porque es un sitio precioso en medio de los pinos, muy cuidado y totalmente pensado para que todos lo pasen muy bien.

Claro está que Alex se lo ha pasado en grande con sus amiguitos, después de darme besos y un largo abrazo a su hermano, se ha ido corriendo a jugar con sus amigos, jajaja. Luego, por fin nos ha enseñado un poco dónde había dormido, jugado, comido, etc.

El último día del campamento, los padres podemos pasar ahí todo el día, desde la mañana hasta casi entrada la noche. Maxime y yo llegamos sobre las 11:00 y salimos sobre las 17:00. Un día muy completo y estamos cansados, del buen cansancio.

Recuerdo que el colegio donde va Alex es español y católico, así es como una francesa atea abre su mente a otras maneras de ser y de pensar porque me parece que la educación y el trato que reciben mis hijos bien valen algún esfuerzo (espiritual) (además del económico).

Empezamos el día hizando la bandera española con el himno típico del campamento (que ya iré aprendiendo con los años).

Me parece importante transmitir el amor a la patria, mis hijos se sienten franceses y son educados con tales, pero al vivir desde más de 10 años, me parece bonito sentir ese "algo" también para España. Además Alex nació aquí.




Alex nos enseñó dónde durmió. Una cabaña preciosa, toda de madera, con aseos y ducha.






Luego asistimos a la misa del domingo, fue bonito porque era entre los pinos y la verdad es que el cura tiene gracia. 




Sigo sin saber cuándo levantarme, qué decir, cuándo cantar o ponerme de rodillas, pero no importa demasiado. Hago lo que hacen los demás, no por hipócrita (todos los que me preguntan o me conocen saben que soy atea), sino por educación y tolerancia. Ninguno de mis hijos está bautizado y en el colegio nadie nunca me ha dicho nada ni metido ninguna presión. Es gracioso ver cómo he aprendido a ser más tolerante gracias a mis amigos evangelistas y este colegio católico...


Después de la misa nos enseñaron fotos de todo lo que habían hecho los niños y luego todos se pusieron a sacar comida, sillas y mesas. 



Yo no me sabía la parte "trae comida para un picnic todos juntos", sólo tenía dos bocadillos, pero nos han invitado a varias mesas y al final no nos ha faltado nada. El próximo año, llevaré quiches y bizcochos para compartir con todos.

Para terminar este precioso día vimos un espectáculo creado en tres días por los niños y sus monitores. 

Nos reímos mucho y muchas madres nos emocionamos. 


Una profesora del colegio me dijo una vez que el dedo de Dios me había llevado a este colegio, yo no me lo creo, será como estas tantas casualidades de la vida, muchas buenas, muchas malas. Pero sea el destino o la buena suerte... ¡gracias!

viernes, 4 de julio de 2014

Moraira

Me encanta ver fotos de viajes, ciudades, campos, todo lo que me haga descubrir nuevos horizontales, aunque sólo sea detrás de una pantalla. Así que he decidido compartir con quien quiera las escapadas que hacemos cuando podemos.

Hoy Maxime y yo hemos ido a Moraira, hemos aparcado el coche y hemos paseado por la costa, bañándonos cuando nos apetecía, hemos visto calas, playa de arena y nos ha encantado nuestro día. Llevábamos bocadillos y bebidas así que no hemos gastado ni un céntimo (excepto la gasolina, claro).






Moraira 







¡Mira qué olas tan grandes!








¡Qué llega, qué llega! "¡Maxime cógete bien!" 

"¡No te preocupes, maman, hago como los cangrejos!"





¡Ha llegado! Y no ha pasado nada, menos mal. ¡Qué atrevido es Maxime! Luego me han entrado ganas de hacer lo mismo y nos hemos reído un montón.




Paseando por las rocas y buscando cangrejos, pececitos o lo que sea. 






Llegamos a una cala perfecta para tirarse una y otra vez (yo también, me encanta tirarme al agua, cuanto más alto mejor).







Qué tranquilidad...







Lo que he preferido: dedicar un día a mi hijo mayor, porque está entrando en una edad donde no todo es tan sencillo como antes. Reírnos juntos ha sido precioso.

jueves, 3 de julio de 2014

Alex de campamento

Por primera vez mi pequeño Alex (da igual que tenga casi 8 años, para una madre su hijo pequeño es siempre su "pequeño", jajaja) se ha ido de campamento con su colegio. 


Se han ido a una casa en el campo propiedad del colegio que está a una hora en coche de aquí. Volverán el domingo, o sea que son cuatro días.

Alex estaba muy ilusionado y hace semanas que esperaba este viajecito. Se ha levantado todo contento y con muchas ganas, aunque sí que un poco más mimoso, me daba besitos, me cogía en los brazos, precioso mío.

Ayer preparamos su mochila y su saco de dormir y esta mañana hemos añadido Billy (su perrito de peluche) y Félix (su conejito de peluche).

En cuanto Alex ha visto a sus amigos, enseguida se han ido juntitos a sentarse en el autobus, me alegro que Alex sea así de sociable, que tenga facilidad para integrarse, para irse de mis brazos.



Son cuatro días... lo va a pasar súper bien y volverá encantado de sus "vacaciones".





Os cuento un secreto... ya lo echo de menos...

miércoles, 2 de julio de 2014

El éxito...

Una vez leí en un libro lo siguiente: "Éxito viene antes de trabajo en el diccionario unicamente". Me gusta porque además vale en diferentes idiomas.


lunes, 23 de junio de 2014

Objectif Bac S : Jour 38


Hogueras 2014

Ayer fuimos a pasear por la ciudad para ver las Hogueras de este año. Nos ha gustado mucho, aunque la crisis se note muchísimo, las Hogueras no son ni la mitad de grandiosas que hace unos años.

Muchas veces las Hogueras se usan para criticar a la sociedad, a los políticos, este año han ido más allá y ningún político, ninguna figura de la monarquía española escapa a las críticas...















































































Todo esto terminará quemándose el martes 24 por la noche. Arte efímero.

domingo, 22 de junio de 2014

Tarde de golf

La mamá de un compañero de Alex trabaja en un golf y ha tenido la excelente idea de invitar a unos cuantos niños a practicar este deporte totalmente desconocido para muchos.

Además del placer de pasar unas horas con sus amiguitos, Alex se lo ha pasado genial jugando al golf en medio de un inmenso campo tan verde que parecía que estábamos en otra región de España.

Primero se pusieron todos los niños en fila para enseñarles a darle a la pelota con el palo, supongo que cada elemento del golf tiene un nombre específico, pero no tengo ni idea...


Para ayudar un poquito, la mamá invitadora enseñó a cada chico a hacer los gestos exactos y ya empezaron las pelotas a salir disparadas por todos sitios. ¡Qué risa!



Luego pasaron a practicar en otra parte. Ahí aprendimos que hay varios tipos de césped y por lo tanto diferentes tipos de palos...






Alex estaba feliz y muy orgulloso cuando conseguía darle bien a la pelota.



Incluso las madres probamos un ratito, nadie consiguió gran cosa pero nos reímos un montón y fue muy agradable pasar estas horas en tan buena compañía.

viernes, 20 de junio de 2014

Mathletics

Hace unos años, una amiga homeschooler me aconsejó una página web para estudiar matemáticas, apunté a Maxime y Alex y nos encantó. Luego lo dejamos por no me acuerdo qué razón y este verano volvemos a esta página porque nos parece (otra vez) una excelente herramienta educativa.

La página se llama Mathletics. Es en inglés, pero el idioma no es gran problema ya que las matemáticas son un lenguaje universal (según dicen) y hay poco texto y muchas imágenes.

He pagado unos 50 euros (por niño) para un acceso ilimitado durante 12 meses a partir de la fecha de inscripción. O sea unos 4 euros al mes, lo cual es bastante más barato que un libro de repaso que sólo se va a usar unas semanas.

Al entrar en el sistema, hemos vuelto a encontrar los avatares que Maxime y Alex habían creado en 2011 ¡qué gracia! Cada uno tiene una sesión que abre con su palabra clave.

He indicado en nivel escolar que más o menos corresponde a cada uno, o sea 3º de primaria para Alex (donde va a entrar en septiembre) y 4º de la ESO/1º de bachiller para Maxime. Cada niño pasa "de curso" cuando ha terminado todas las actividades que corresponden al curso elegido. No hay límite de tiempo, ni para adelantar, ni para ir más despacito.

Dejo que Maxime y Alex estudien/hagan las actividades que quieran con dos normas: que se conecten un poquito cada día y que al final de la semana cada uno haya llegado a sumar cierto número de puntos; 2000 puntos para Maxime, 1000 puntos para Alex. De momento están haciendo las actividades más sencillas, pero conforme las terminen avanzarán en los aprendizajes. Están muy motivados los dos y antes de desayunar ya está Alex pidiendo "jugar con Mathletics". Para información, digamos que en 10 minutos pueden sumar unos 100-150 puntos.

Además de Mathletics, he contratado Spellodrome (está en la misma página), cada uno tiene su sesión y su nivel. Se trata de mejorar la ortografía en inglés, como es una página web para anglófonos, todos los juegos están destinados a un público que ya habla inglés y escribe bastantes palabras (según su edad). No se trata de aprender inglés, sino de aprender a escribir en inglés, las palabras no vienen con dibujos por ejemplo para decir lo que es. Los juegos son divertidos y nada repetitivos, a Maxime y Alex les encanta. Al final de la semana, cada uno debe haber sumado 1000 puntos.

Tanto en matemáticas como en ortografía, conseguir puntos les permite "comprar" cosas para su avatar, descubrir nuevos juegos, premios, etc.

Los padres pueden decidir qué actividad debe/puede hacer el niño día a día, yo les dejo que elijan sabiendo que poco a poco lo estudiarán todo. Si el niño no sabe hacer un ejercicio, hay un vídeo de tutoría que explica la noción estudiada y que se puede ver una y otra vez.

Es una manera fácil, agradable y bastante económica de estudiar matemáticas y ortografía inglesa en casa, tranquilamente, al ritmo que cada uno desea.



Objectif Bac S : Jour 37


miércoles, 18 de junio de 2014

¡Vacaciones!

Por fin han llegado las vacaciones de Alex, ¡no me lo puedo creer! Vuelvo a tener a mis dos niños en casa, fuera levantarse pronto, fuera uniforme, fuera deberes.



Nos espera un largo verano lleno de Sol, de mar, de piscina, de amigos que vienen a visitarnos y muchas cosas muy buenas.



Aunque algo estudiaremos...

Objectif Bac S : Jour 35


Festival

Ayer tuvo lugar el festival de fin de curso del colegio de Alex. Disfrutamos un montón con todos los bailes y las actuaciones de los alumnos de primaria.

Me encanta la escuela en casa y es una opción que me sigue pareciendo la mejor para muchas familias, y en mi caso para Maxime, pero es verdad que el colegio puede ofrecer cosas buenas y el festival es una de ellas. No hay festival cuando educamos en casa... Quizás sería buena idea crear uno a nivel nacional, un encuentro de "fin de no-curso" para todos los niños que no van al cole.

Alex se lo pasó genial bailando con sus amigos y mantuvo la sonrisa en todo momento, incluso cuando le tocó hacer de "silla" para la coreografía, jajajaja.

Aproveché la ocasión para agradecer otra vez el trabajo, la dedicación y el cariño de la excelente profesora de Alex. No creo que hubiese podido tener otra mejor... 

Se lo dije de todo corazón y nos emocionamos las dos, cuando vimos que ya llegaban las lágrimas, empezamos a reírnos. Me dijo que poca gente le agradecía su trabajo, le contesté que aunque diera muchos deberes a nuestros hijos (es verdad), todos los padres estábamos muy contentos con ella. 

Hemos cumplido un año escolar y me encanta este colegio, por mil cosas, y quien me conoce (o me lee) sabe que soy muy quisquillosa con el tema de la educación de mis hijos. Es una de mis prioridades. Con este colegio, me quedo tranquila, mando a Alex sabiendo que no sólo le enseñarán contenidos, sino que además cuidarán de él y le tratarán con mucho cariño.

¿Por qué no todos los colegios son así?