jueves, 28 de agosto de 2014

¡He publicado mi libro!

Lo que voy a escribir a continuación no tiene nada que ver con el homeschool o la educación de los niños, nada, pero es una alegría personal que quiero compatir con todos.

¡He publicado mi libro!

Hace más de dos años decidí escribir (en español) una guía práctica para las au pairs (también hay chicos que son au pairs), recopilé mucha información, muchísimos testimonios, leí cientos de blogs y poco a poco fui escribiendo mi guía práctica.

Trato de todos los temas que se pueden imaginar y sigo paso a paso todo el proceso de ser au pair, desde el momento en que la persona decide que quiere ser au pair hasta lo que pasa a la vuelta a su país. Alterno consejos, trucos con testimonios de las que han pasado por ahí. Se puede considerar un libro de consulta con testimonios reales a veces duros, a veces tiernos y muchas veces divertidos.

De momento, es la única guía publicada para au pairs. Me parecía importante que las chicas/los chicos que lo dejan todo para ir a vivir con una familia en un país desconocido fueran conscientes de lo que realmente les esperaba.

Lo tenía en venta en formato PDF, en Kindle (en Amazon) y ahora lo tengo en papel.

A veces he visto en película el momento en que llega la caja tan esperada con los libros recién impresos, pues esta vez lo vivía yo. Casi le doy un abrazo a la cartera de lo feliz que me puse, dejé luego la caja en mi mesa para disfrutar del momento, luego la abrí y miré mi libro, mi primer libro, me sentí muy orgullosa.

Porque lo he hecho todo sola, desde la redacción hasta el blog 100% au pair, la página Facebook, formatear el libro para la impresión, crear la portada, todo yo solita.

Así que quería compartir esta alegría con todos. Gracias por perdonarme este exceso de orgullo...

domingo, 17 de agosto de 2014

Inglaterra agosto 2014

Hemos vuelto de nuestro fantástico viaje a Inglaterra, hemos visitado varias ciudades, visto miles de cosas, aprendido muchísimo y compartido más aún.

Para no olvidar ningún detalle, nos hemos comprado cada uno un cuadernito y un bolígrafo e íbamos anotando cada día lo que hacíamos.


Todo ha sido maravilloso y en estas dos semanas no hemos tenido ningún problema, ningún incidente (excepto el último día, pero nada grave). 

Todos los ingleses con los que hemos tratado han sido extremadamente amables y sonrientes, siempre atentos a ayudarnos cuando andábamos un poco perdidos o a aconsejarnos lo mejor posible a la hora de comprar o pedir comida. Thank you very much.

El clima ha sido muy bueno gran parte del viaje, daré detalles para cada ciudad.

Estar dos semanas constantemente juntos ha sido una maravilla, nos hemos vuelto a encontrar y quizás eso haya sido lo mejor de este viaje: estar juntos y disfrutarlo.

Hemos visitado Londres, Cambridge, Oxford, Bath (Stonehenge).


He aquí el relato y las fotos de cada día/aventura:

Day 1: Home -> London
Day 2: London
Day 3: London
Day 4: London
Day 5: London -> Cambridge
Day 6: Cambridge
Day 7: Cambridge
Day 8: Cambridge -> Oxford
Day 9: Oxford
Day 10: Oxford -> Bath
Day 11: Bath & Stonehenge
Day 12:Bath -> London
Day 13: London
Day 14: London -> home

Ha sido maravilloso y os invitamos a todos a descubrir Inglaterra, su gente, sus paisajes y su clima... un poco especial...

UK 2014: Day 14: London -> Home

Hoy es nuestro último día en Inglaterra. Por una parte nos apetece quedarnos y seguir descubrido mil cosas cada día, por otra parte echamos de menos el calor y nuestro pisito. He vivido en varios países y en muchas ciudades, y donde vivimos ahora es el único sitio donde estoy feliz de volver, sé que no es donde nací, sé que nunca me integraré del todo, pero sí que me gusta y me siento "en mi casa", aunque a veces me harto y tengo ganas de irme a vivir lejos, jajaja.

Salimos del hotel a las 09:30 y vamos a la estación de autobuses para ver qué autobús hay que coger según la hora de nuestro vuelo (17:20), es el mismo chico que me atiende y le digo riendo que le prometo que es la última vez que vengo a hacerle preguntas, se ríe y me dice que es un placer ayudar, thank you! Nos aconseja coger el autobus de las 14:00, hay uno cada cuarto de hora y el trayecto hasta el aeropuerto dura 1 hora y 45 minutos, perfecto. Ahí estaremos.

¿Qué quieren hacer mis chicos? ir a dar sus últimos cacahuetes a los animales de Saint James´s Park, por mí perfecto, no hace frío, no llueve, me queda terminar un libro en la Kindle. ¡Al parque vamos!

Una vez ahí, dejamos las mochilas en el suelo y al sentarme oigo "crac" y siento aire fresquito... pues sí, acabo de romper mis pantalones, despavorida llamo a Maxime para que me diga si se ve "algo" y tengo que morirme de vergüenza. 

Estamos cerca de Buckingham Palace, comprar otro pantalón sería la ruina absoluta y el otro que tenía lo mandé con la última caja para España... 

Maxime se ríe y me dice que no, no se ve nada, me agacho para que me diga si así tampoco se ve y deja de reírse porque sí que se ve algo (algo de pierna)... Oh my God! 


Así que hasta que lleguemos a casa no puedo agacharme, decido tumbarme en el suelo y leer como si nada...

Los niños pasan tres horas dando de comer a todos los animales que ven, los turistas les sacan fotos porque como ya hemos venido muchas veces, ya se saben los trucos para atraer a las ardillas (hay que sacudir la bolsa de cacahuetes y se acercan).

A las 12:45 de repente me pregunto: "¿dónde está Félix?", Félix es un conejo de peluche que le compré a Alex cuando tenía ocho meses, estábamos de viaje a Alemania y desde entonces nos ha acompañado siempre a todos sitios... ¿Dónde está Félix? Miro en la mochila de Alex, nada... la de Maxime, nada... la mía, tampoco. Le llamo a Alex y me dice, no muy seguro, que lo ha metido en su mochila, pero como no está, debe haberse quedado en el hotel... 

Calculo el tiempo que nos queda antes de coger el autobús y si nos damos prisa, podemos recuperar a Félix y llegar sin problema. Hemos vuelto casi corriendo al hotel y el chico de recepción no entendía de qué hablaba, le explico un conejo, se llama Félix, tiene un peto rojo... 


Y de repente lo veo, al lado de los cereales del desayuno, entro, lo cojo, se lo doy a Alex, le doy las gracias al chico y nos vamos corriendo a la estación de autobuses.


Esto habrá sido el mayor "incidente" de este viaje, el único "fallo e imprevisto". 



Siempre que nos vamos de viaje pasa algo, es parte del viaje, luego se cuenta como anécdota, un volcán que explota en Ecuador, Alex que coge "gripe" en República dominicana porque ahí le llaman así a cualquier resfriado, aviones que se van si nosotros porque llegamos tarde, DNI que me roban y tengo que volver en tren, etc. Procuro organizarlo todo, pero así son los imprevistos, llegan y fastidian. Pero durante este viaje, con mis dos niños, cientos de kilómetros en autobús, varias ciudades, muchos pasos dados, no ha habido ningún problema. ¡Qué bien!

Metemos a Félix en la mochila de Alex y nos vamos. Maxime perdió su dudú en República Dominicana y fue un trauma, era una camiseta que tenía desde sus 4 meses, o sea más de nueve años, la conseguía lavar de vez en cuando pero era una cosa casi asquerosa, de blanco había pasado a ser color gris, ya tenía muy poco de camiseta, pero era importante para mi hijo, la usaba para dormir y esta "cosa" nos acompañó durante todos nuestros viajes. Pues, lo dejó en la cama, la señora de la limpieza no entendió que "eso" era el objeto de más valor de mi hijo y lo tiró a la basura... ¡Menudo drama! Maxime lo buscó por todos sitios, bajé a recepción a ver si podían encontrarlo, hablaron con la señora de la limpieza que dijo que pensaba que era un trapo viejo que había que tirar, los llevaron los camiones de la basura... Pobrecita, hasta le daba pena. Pues nada, ahí se quedó el dudú de Maxime, lo sigue recordando con cariño y nostalgia.

Cogemos el autobús de las 13:45 y empieza a llover fuertísimo, de repente. Los niños juegan con sus Nintendos y no se da cuenta, pero es una verdadera tormenta, el cielo está súper negro, hay rayos y truenos. Al salir de Londres hay un atasco inmenso porque parte de la calle se ha inundado... Miro constantemente la hora, pero vamos bien, hemos salido con tanta antelación que aunque nos retrasemos un poco, no pasa nada...

Empieza a caer granizo y algunos coches se paran porque, me dice el conductor, tiene agua que ha entrado en su motor. Le pregunto si este tiempo es normal y me dice que no. 


Le cuento que ahora entiendo más que nunca porque tantos ingleses se vienen a España de vacaciones y nos reímos.

Llegamos con quince minutos de retraso, todo perfecto. Damos unas vueltas por las tiendas del aeropuerto, compro algo de comer y esperamos la salida del avión, sale muy puntual y llegamos a casa sobre las 21:30. Pensaba coger el autobús pero he visto a los niños muy cansados, además tanto calor de golpe nos ha aniquilado. Cogemos un taxi y a los pocos minutos el taxista me está hablando de la crisis...


Llegamos a casa y estamos súper contentos, felices de nuestras vacaciones y felices de volver a nuestra casa, nuestras camas, con la cabeza llena de recuerdos, de emociones, de colores.



Doy gracias a mis hijos por ser tan maravillosos, Maxime tan sabio y generoso, Alex tan divertido y valiente, ha andando muchísimo sin jamás quejarse. Gracias por ser capaces de apreciar las cosas más pequeñas, gracias por ser tan buenos, agradables, abiertos... Je vous aime !

UK 2014: London

Me despierta la luz y es tan fuerte que pienso que ya son las 10:00, pero son sólo las 8:00. Bajamos a desayunar y volvemos a pensar que el personal es de lo más desagradable, no volveremos a este hotel.

Maxime y Alex quieren pasar la mañana en el Saint James´s Park, les apetece (otra vez) de comer a las ardillas. Vale, le doy un mapa a Alex y le digo que le seguimos.


La verdad es que hay que bajar por la misma calle siempre (Buckingham Palace Street), no es complicado pero a él le hace mucha ilusión "ser nuestro guía".

Paramos en un supermercado para comprar cacahuetes, compro una bolsa grande por 2 libras y pido a la cajera dos bolsas de plástico (son gratuitas, no como en España o en Francia donde en nombre de la ecología no las hacen pagar) y cuando llegamos al parque Maxime distribuye de manera totalmente equitable los cacahuetes en dos. No hay mejor hermano mayor que Maxime, yo en su lugar habría metido muchas más en mi bolsa que en la de mis hermanos... Les pido que no se alejen de mi vista, el parque es muy grande, me siento a leer en este maravilloso césped y sé que puedo confiar en ellos, no se van a alejar, siempre van a estar juntos y como van vestido con estas (horribles) chaquetas naranjas los vemos desde lejos. Yo misma llevo un jersey rosa fuerte, así nos vemos todos desde lejos, es un consejo que leí cuando Maxime era pequeño: si viajas viste a tus hijos de color muy vistoso, así los ves desde lejos y si se pierden es más fácil encontrarlos. Cada uno consigue dar de comer a muchas ardillas, la verdad es que son monísimas y están muy contentos.



Como he comprado entradas para un crucero en el Thames antes de subir al London Eye, nos acercamos al río. Compramos bocadillos y comemos cerca del Big Ben mirando a la gente que pasea. Hay muchísimos turistas, es increíble, nos llama la atención la cantidad de mujeres totalmente veladas, sólo se le ven los ojos, y ni siquiera eso cuando llevan gafas de sol, todas de negro. No critico, yo llevo lo que quiero, ellas también, pero sí que llama la atención porque son muchísimas, no sé dónde llevarán el bolso ni cómo comen en la calle (una se compró un helado y yo tenía mucha curiosidad por ver cómo lo iba a comer, pero se alejó y no pude satisfacer mi (tonta) curiosidad.

El crucero no estaba mal porque vimos edificios que nos habríamos visto de otra manera, entre otros el famoso Tower Bridge, pero había mucha gente, viento y el agua daba bastante asco (igual que el Sena en París).

Al comprar un billete combinado Crucero + London Eye pensaba evitar la cola para el London Eye, pues no... Es lo peor de esta atracción: la espera, y eso que no llovió, hay miles de personas y tuvimos que esperar una hora antes de subirnos al London Eye. 

Maxime y yo los habíamos hecho el año pasado, pero Alex tenía muchas ganas de subir, por él lo hicimos. Sinceramente no sé si vale la pena, es muy caro, la espera es muy larga, se ve Londres desde otro punto de vista, cierto, pero creo que el precio no vale. Pero bueno, son de las cosas que se hacen una vez y hasta. La vuelta total del London Eye dura 30 minutos.

Luego cogimos el autobús para ir a Oxford Circus y me doy cuenta de que pasamos delante de Hamleys, una tienda gigante de juguetes. Bajamos rápidamente del autobús y entramos en el paraíso de los niños. Aviso a los míos que no voy a comprar nada, primero porque los precios son de infarto, luego porque como nos vamos al día siguiente ya lo que compramos hay que llevarlo en nuestras mochilas. 

Dicho esto decidimos de volver a vernos en una hora en la puerta de entrada, Maxime se va por su lado y yo me quedo con Alex que quiere verlo todo, tocarlo todo, jajaja. Además hay un montón de animadores que incitan a probar esto y lo otro, mi niño se lo pasa genial. 

Subimos a la última planta y vamos bajando poco a poco cuando Alex lo decide. 

Lo único que no hemos visto ha sido la planta de muñecas (aunque a mí me hubiese gustado, restos de infancia...). 

Después cogemos el autobús para volver al hotel. Cenamos y nos vamos a dormir.

UK 2014: Day 12: Bath -> London

Nos levantamos a las 9:00 y salimos a desayunar, no hay posibilidad de comer en este hotel, así que hay que salir. Llenamos una caja súper grande con todo lo que hemos ido comprando y vamos a mandarla al Post Office, esta caja permite mandar el peso que quieras, casi 9 kilos, sale caro el envío, pero así aligeramos nuestras mochilas.

El tiempo es horrible, llueve, sale el Sol, vuelve a llover, los ingleses no se inmutan, van con camiseta corta y sigue andando bajo la lluvia como si nada, nosotros tres estamos todo el tiempo poniendo el chubasquero, quitándolo y buscando cobijo en cuanto llueve... Otra vez nos refugiamos en una librería.


Nos acercamos a la estación de autobuses y descansamos en un parque de césped artificial, han puesto trozos de madera en el medio y Alex se lo pasa genial jugando ahí... hasta que llueve otra vez.

Salimos de Bath a las 15:45 y llegamos a Londres a las 19:00. El cielo está cargado ahí también y de vez en cuando caen gotas. Estamos los tres un poco cansados del frío, de la lluvia y echo de menos el calor de donde vivimos en España. En ese momento le perdone a mi ciudad ser ruidosa y bastante sucia, por ser calentita y marinera.

Me canso también de llevar siempre la misma ropa, está limpia y vamos bien, pero sí que apetece ponerme un vestido, zapatos bonitos, lavarme el pelo con mi champú y dormir en mi cama. Cuando le pregunto a Alex si echa de menos España, me dice que sí, que echa de menos su PlayStation, jajajaja. Maxime dice que él está feliz donde está, porque la felicidad se lleva dentro (o algo así), tiene razón...

Como volvemos al mismo hotel donde estuvimos alojados en Londres al principio de nuestro viaje, no hay que buscarlo y cenamos tranquilamente antes de ir a descansar.

En Inglaterra conducen "al revés", por eso ni loca alquilo un coche porque seguro que me entra pánico a la primera rotonda. Los ingleses son muy majos, sabiendo que somos turistas y que en nuestros países antes de cruzar miramos por la derecha, luego por la izquierda, en el suelo indican "Look left" o "Look right" para que no nos equivoquemos y nos mate un coche. 

Aún así es peligroso y más de una vez nos hemos líado entre mirar a la derecha en vez de la izquierda, o al revés... Así que les dije a los niños que NO me dejaran cruzar la calle si el muñequito no era verde, demasiado peligro, creo que sólo los ingleses pueden cruzar en rojo, por ellos saben...

Eso de ir "al revés" no es sólo para los coches, sino también para caminar en la calle, de manera instintiva nosotros vamos por la derecha en la acera, los que vienen en frente se supone que pasan por nuestra izquierda, pues ahí no. Cuando caminas por la acera tienes que ir por el lado izquierdo y la gente de enfrente pasa por tu derecha... aunque en Londres es una locura de gente y todos van por todos sitios.

Nos dimos cuenta de que eso "del revés" también vale para las escaleras, se sube por el lado izquierdo y se baja por el lado derecho. 
He aquí una foto.

sábado, 16 de agosto de 2014

UK 2014: Day 11: Bath & Stonehenge

Hoy es un día muy especial es nuestro viaje porque hemos vivido algo mágico...

Empezamos nuestro día paseando un poco más por la ciudad y parando, como no, es nuestra librería favorita (que hemos encontrado en todas las ciudades que hemos visitado), me conecto al wifi para poner fotos en Facebook (jajaja), descansamos y compro libros de ciencias para Maxime. 

Desde que hemos llegado a Inglaterra, Maxime me ha pedido que fuéramos a Stonehenge, le he dicho que me lo pensaría porque es caro, a que ver desde qué ciudad es más fácil llegar y, sinceramente, a mí no me apetece ver lo que llamaba "unas cuantas piedras" (¡pobre ignorante de mí!). Pero como Maxime nunca pide nada y tenía ganas de complacerle, investigué un poco y vi que era posible salir desde Bath para ir ahí, compré un tour (creo que me costó unas 70 libras para cuatro horas de excursión) y a las 14:00 tomamos un bus para ir al famoso Stonehenge.

El trayecto duró una hora y el guía nos contaba historia de la zona, los paisajes eran muy bonitos, valles, verde infinito, casas preciosas, pueblos encantadores, pubs típicos, etc. Llegamos a la entrada de Stonehenge y tuvimos que bajar del autobús para coger otro que nos iba a llevar hasta el sitio mismo, nos dieron audífonos (siempre los cojo porque es una excelente manera de aprender tranquilamente, Alex y yo escuchamos en francés, Maxime en inglés). 

Cogimos pues otro pequeño autobús, bajamos y lo vimos. No sé qué pasó, no sé porqué, pero nos quedamos maravillados... Hay como una especia de magia ahí que hace que te sientes atraído, son piedras, sólo piedras, pero hay algo (un poco como la Tour Eiffel que sólo es metal pero algo tiene que nos encanta a todos). Nos acercamos y nos empapó el misterio... ¿cómo, porqué, cuándo, quién? no se sabe casi nada... Por alguna razón misteriosa, hace miles de años, alguien decidió traer estas enormes piedras, algunas de más de 30 toneladas desde valles situados a decenas de kilómetros... ¿cómo, porqué, cuándo, quién? Nobody knows...








Hacía frío y viento, pero pasamos una hora dando vuelta al sitio, mirando cada piedra, intentando resolver tanto misterio, aprendimos mucho con los audífonos y fue una hora de magia total.

Luego, claro está, pasamos por la tienda y le regalé a Maxime una camiseta con el dibujo de Stonehenge y a Alex una postal en 3D. Como en Inglaterra hay sitios para tomar y comer en cada rincón, ahí nos tomamos el mejor chocolate caliente, con nata y mashmallow que tomamos en nuestra vida. Volvimos a coger el autobús a las 17:00 para llegar a Bath a las 18:00. Alex se durmió durante el viaje así que llegó bastante descansado.

Bath es muy famosa por sus baños romanos y fuimos a visitarlos esta misma tarde, porque nos íbamos al día siguiente y nos habían dicho que por la tarde era más fácil verlos sin tanta gente. 

Entramos a las 18:30 y en efecto, había muy poca gente, los baños se quedan abiertos hasta las 21:00, qué raro en un país donde casi todo cierra a las 18:00. ¡Mejor! 

Es muy bonito también, cogimos los audífonos pero ni Alex ni yo teníamos ganas de aprender más... Paseamos tranquilamente, vimos la fuente de aguas con una temperatura de 46ºC y terminamos en la tienda de los baños romanos, aunque sin comprar nada esta vez.

Llegamos al hotel súper cansados pero encantados de nuestro día. 

Cada uno se puso a escribir sus impresiones en su cuaderno y nos dormimos muy pronto.

UK 2014: Day 10: Oxford -> Bath

Nos levantamos a las 8:00 y dejamos con pena nuestra querida habitación para coger el autobús en dirección Bath a las 9:30 donde llegamos a las 13:00. Los paisajes son los típicos de Inglaterra: verde, campo, vacas, pueblos con casas de piedras, muy bonito todo aunque ya no acompaña el clima.

Encontramos con facilidad el hotel, dejamos nuestras mochilas y vamos a visitar la ciudad. Debe ser preciosa ya que es Patrimonio de la Humanidad desde 1987. 



Llueve, hay mucho viento y aunque a veces aparezca el Sol, pasamos frío, desgraciadamente eso influye en la opinión que nos hacemos de la ciudad...


Cogemos el autobús típico de los turistas, a Alex le encanta y se sube a la planta de arriba aunque pasemos frío, por lo menos no llueve durante la hora que dura el paseo. Vemos muchos edificios muy bonitos.

Aunque estemos a más de una hora del mar, hay muchas gaviotas, gritan y vuelan encima de toda la ciudad, está probihido darles de comer, la gente dice que son una molestia, a mí me extraña porque le da aire de ciudad costera a un sitio tan lejos de mar.

Paseamos por la ciudad hasta llegar al río Avon, los niños quieren dar un paseo en barco así que nos subimos para cuarenta minutos, no hay mucho que ver pero por lo menos descansamos y no llueve.

Volvemos pronto al hotel porque estamos cansados y tenemos frío. El hotel es viejo y se oye mucho ruido, es el peor hotel de todos, pero con tanto sueño igual dormimos bien.

viernes, 15 de agosto de 2014

UK 2014: Day 9: Oxford

¡Qué difícil salir de esta cama tan confortable y calentita! pero después de desayunar, a las 10:00 salimos, ya tendremos tiempo para dormir cuando volvamos a casa. El tiempo no acompaña y estamos contentos de llevar: camiseta + manga larga + polar + chubasquero. Son varias capas y vamos poniendo, sacando, poniendo, sacando en función del Sol, del viento y de la lluvia. Vamos bien preparados.

Pasamos por Starbucks y Alex se da cuenta de que le encanta el Kid's hot chocolate blanco, ya me dirás, con nata espesa encima, buenísimo. ¿Por qué esta nata no le hace nada y si yo me lo tomo se transforma en celulitis? jajaja. Nuestros pasos nos llevan a Covered Market, una especie de mercado cubierto donde encontramos una tienda de pasteles fantásticos. Los precios, mejor los olvidamos, pero el saber hacer de estas mujeres es impresionante...

Vamos al Museum of History of Science y vivimos un momento muy solemne: en 1931 Albert Einstein hizo en Oxford una demostración de su teoría de la relatividad y un espíritu visionario decidió no borrar la pizarra donde escribió, y ahí está, un poco en altura, cubierta por un cristal, pero ahí está. Nos sentimos pequeños... Incluso Alex está impresionado. Mi guía es la de Trotamundos y me encanta porque nos cuenta realmente lo que hay que ver. 

Seguimos paseando y llegamos al Balliol college, dicen que es el más antiguo de Oxford, me parece que era gratuito entrar, no se puede nunca visitar dentro, pero sí los jardines y la magia es intacta, todo es precioso, impecable, tapiz verde y florido.

Pasamos ante otro Starbucks y como proponen una oferta interesante, entramos. Ahí conocemos a Javier, nos sirve con tanta amabilidad que tengo ganas de charlar un poco con él. Tiene tiempo y me cuenta: tiene 25 años, una carrera de ingeniero civil, viene de Cádiz y no ha encontrado trabajo nunca en lo suyo, entonces ha cogido cuatro cosas y se ha venido a Cambridge, a cada de un amigo de su primo, a los 5 días había encontrado trabajo (en este Starbucks), no, no quería volver a España, quería aprender inglés e irse a trabajar a América Latina... Y así hay muchos, muchísimos... Le he dado un abrazo y deseado toda la suerte del mundo. España, que tu gente se te va...

Descansamos de nuevo en una librería Waterstones. Y luego vamos a un centro comercial, son como en todos sitios, excepto que aquí cierran a las 18:00. Es muy raro, es de día, hay gente paseando pero las tiendas están cerradas. No me parece normal que se trabaje hasta las 22:00, pero cerrar a las 18:00. Luego pienso en las madres que vuelven del trabajo a estas horas y me alegro que las tiendas cierren a las 18:00. Hay más importante que comprar hasta las tantas, se llama Familia.

Luego vamos a visitar Christ Church College, es uno de los más famosos primero porque ahí enseñó Lewis Carroll, autor de Alicia en el país de las maravillas y porque la autora de Harry Potter se inspiró mucho de Oxford y en particular de este college para escribir sus libros. Dicen que el comedor de las películas es muy parecido al de este college. Otra peculiaridad de este college es que su capilla es una catedral, es el único. Todo precioso y grandioso. 




Terminamos nuestro día paseando por el río y cenamos tranquilamente en el hotel viendo la tele.

UK 2014: Day 8: Cambridge -> Oxford

Nos levantamos pronto porque el autobús salía las 10:30 (y tenemos que llegar antes por lo de mi mareo en autobús). Arriba todos a las 8:00 para salir del hotel a las 9:00. Había llovido y olía a campo, me encanta.

Llegamos a Oxford a las 10:30 y nos cuesta un poco encontrar el hotel, pero igual que siempre una amable señora nos ve cara de perdido, se acerca, nos pregunta qué es lo que buscamos y nos lleva hasta donde está segura de que no nos perderemos. Thank you so much! El hotel es una agradable sorpresa, mi meta a la hora de elegir hotel era estar cerca del centro y pagar lo menos posible, en general unas 90 libras por noche (que sí que es caro, pero somos tres), en todas las ciudades encontré por ese precio y como no nos fijamos demasiado en la calidad del hotel, pues no nos quejamos, pero ahí fue precioso, era como un apartamento pequeño, con cocina abierta, comedor con sofá cama y una tele con más de 400 canales, un cuarto de baño con bañera y una habitación con una cama enorme. Nos emocionamos los tres, jajaja y mis niños, claro, a los dos minutos ya estaban enganchados a la tele. Pero los desenganché de la tele (con la promesa de volver pronto por la noche y verla juntos) y salimos a descubrir Oxford.

Llovía y decidimos entrar en el Ashmolean Museum, el museo más antiguo de Inglaterra, gratuito, tiene muchas cosas y me ha sorprendido la riqueza de su colección sobre Egipto. Interesante.


Seguimos paseando y disfrutando de la ciudad (había dejado de llover) y llegamos al Worcester College, construido en 1714, por 2 libras (los niños no pagan) entramos y descubrimos otra maravilla, el edificio es muy bonito, parece de cuento. 

Pero sobre todo son los jardines que nos impresionan: grandísimos, preciosos, como de cuento. Ya me habría encantado a mí estudiar en un sitio así, tumbada en el césped cerca de un lago (cuando no llueve, claro).



Paseamos por el centro de la ciudad, se parece un poco a Cambridge, pero más grande, con menos campo. Hay mucha gente, muchos turistas asiáticos. 


Van también un montón de grupos de niños y adolescentes que vienen a practicar inglés, los vemos ir todos juntos pero separados por idioma... es automático, los chiquillos españoles se juntan con los españoles, los franceses con los franceses, cuando pienso en el dinero que se dejan ahí los padres... no sé cuánto aprenderán realmente estos estudiantes.

Pasamos por los jardines del Christ Church college, preciosos, como no... inmensos y que llegan hasta un río. ¡Cuánto dinero tienen estos colleges! Sabiendo lo que vale un metro cuadrado de terreno dentro de Oxford... 

Vemos estudiantes entrenar, hay mucha rivalidad entre Oxford y Cambridge, tanto a nivel académico como deportivo. De hecho, cuando llegamos a Oxford, compré camisetas de la ciudad y no volvimos a ponernos las de Cambridge, jajaja.

Compramos la cena en un supermercado, atentos a los súper precios del final de la tarde y volvemos al hotel. Cena televisión, vemos una serie que vemos también en España, se llama Jessy, pasa en Disney Channel e incluso en España se puede ver en inglés, pues ahí vemos unos cuantos episodios, y vemos los anuncios en inglés de productos que sólo ellos pueden inventar y a cada anuncio Alex dice: "I want it!" y nos reímos.

UK 2014: Day 7: Cambridge

Por la mañana pasamos por un Post Office para mandar una caja a España con las cosas que hemos ido comprando, sobre todo los libros que pesan un montón. En la caja sólo puedo meter 2 kilos, pero como no tengo ni idea de peso y cantidades cuando llego hay 3.5 kilos, no me dejan mandar más de 2 kilos, ni pagando más, así que tengo que poner la caja en una báscula e ir quitando poco a poco, cuando llego a 2026 gramos le miro al empleado a ver si me perdona 26 gramos... no... me indica que tengo que sacar algo más... ok. 

Mandamos también una postal que Alex ha escrito a su padre (siempre le pido que mande una postal porque sé que la otra parte agradece el gesto, aunque no diga nada).


Luego seguimos paseando por la ciudad y nos gusta cada día más. En verano está llena de turistas, pero supongo que a partir de septiembre debe ser más tranquila y preciosa. Vemos una tienda de artículos militares, entramos por curiosidad. También entramos en una tienda de vídeojuegos, aunque sean los mismos que en España y no pienso comprar ninguno.


Tengo una ampolla en el dedo pequeño del pie izquierdo, me duele tanto que no puedo andar bien, así que tuerzo la pierna y entonces me duele el tobillo, decido comprar nuevos zapatos. Encuentro unos parecidos a los famosos Crocs, pero más baratos, el chico de la tienda me dicen que son súper de moda, ya, a mí me interesa que sean baratos y que no me duela el pie. Me lo asegura y los compro. Son de la marca Hot Tuna, igualitos que los Crocs, pero por mucho menos. Son de color turquesa, pero me da igual, aunque fuera amarillos fluorescentes los habría comprado, siento enseguida  la mejoría.

Compramos comida thai y hacemos un picnic al lado del río. Decido tener cuidado con lo que como, me hincho de muffins, cookies, lo pruebo todo y estoy engordando. 


Lo quiero probar todo y todo, además es la tiranía de las calorías porque en este país ponen la cantidad de calorías al lado del precio de cada alimento... Es horrible porque no puedes hacer "la que no sabe"... Nunca imaginaba que podía haber tantas calorías en un cookie... Un cookie pequeño y delicioso...

Por la tarde vamos a un gran donde hay un montón de columpios y una piscina. Por algún impulso insensato a la hora de hacer las mochilas puse los bañadores de los chicos, pues hoy los van a usar. 

Hay mucha gente alrededor de la piscina, de hecho no es realmente una piscina, no debe haber más de 10-15 centímetros de profundidad, lo cual es ideal para los más pequeños.

Mientras Maxime y Alex pasan cuatro horas (¡sí, cuatro horas!) jugando en este parque, yo me relajo leyendo y todo el estrés de estos últimos meses se me va... no leo las noticias, no sé cómo va el mundo y egoístamente sólo quiero estar tumbada en este delicioso césped, leer y descansar.

UK 2014: Day 6: Cambridge

Hoy decidimos que va a ser un día relax y naturaleza. Después de la locura de Londres, de miles y miles de turistas, necesitamos unas horas a solas con nosotros mismos, tranquilos, sin ruidos, sólo el río y los pájaros.

Nos dirigimos hacía Grantchester, se supone que se llega en media hora andando a lo largo del río. Los niños corren y saltan, yo disfruto de la paz inmensa que nos rodea.

Al principio del camino vimos un cartel que indicaban que podía haber vacas y sus crías, que no debíamos ni acercarnos demasiado, ni correr si una se acercaba a nosotros, leímos en cartel haciendo chistes sobre cómo subirse a una vaca y nos reímos hasta encontrarnos con unas...

Literalmente bloqueaban el camino y nos encontramos un poco asustados, ¿qué decía este cartel? ¿pasamos, no pasamos? El cartel decía: "Do not run" (no corra), pero y si una vaca (o decenas) empieza a perseguirte??? En fin, como buenos ignorantes de la ciudad nos quedamos parados... 

Hasta que llegaron unas abuelitas inglesas, súper majas, que nos indicaron por dónde ir, porque además íbamos por mal camino, jajajajaja. Charlamos y le dijimos mil veces "thank you so much!".

Dicen que en Inglaterra llueve mucho, será verdad porque todo esta preciosamente verde, pero nosotros tuvimos días estupendos con un Sol espectacular, a veces pasaban nubes, pero ese día pasamos calor y decidimos hacer un picnic al lado del río. Precioso.

Pasamos el resto del día paseando por la ciudad, paramos en una librería Waterstones (las hay en todas las ciudades) para descansar, ir a la baño, conectarme al wifi y leer algunos libros. Compré para Maxime y Alex un libro para niños donde se explica cómo programar y crear programas con el ordenador, nunca había visto esto y ni sabía que había libros para niños para estas cosas. Maxime y Alex tienen muchas ganas de poner todo en prácticas. El libro se titula: Coding for kids.

Para cenar compramos sandwiches en un supermercado y me di cuenta de que a partir de cierta hora (18:30 creo) bajan los precios de los bocadillos y de varios productos frescos. Por ejemplo compré para Alex un bocadillo que me costó 0,74 pound en vez de 2,90 pounds, y son del mismo día. Maxime comió makis que me costaron ni la mitad de su precio normal. Good to know!

Pasar tanto tiempo juntos nos permite hablar, charlar, reírnos, me siento muy unida con mis hijos y me alegro que ellos mismos se lleven tan bien. Somos una familia muy pequeña, pero muy unida.